Balón intrágastrico

¿Qué es el Balon intragastrico?

Es un procedimiento para bajar de peso que consiste en colocar un balón de silicona lleno de solución salina en tu estómago. Esto te ayuda a perder peso al limitar la cantidad que puedes comer y hacer que te sientas más lleno más rápido (llenura precoz).

El procedimiento con balón intragástrico puede ser una opción si tienes inquietudes acerca de tu peso, y si la dieta y el ejercicio no han funcionado para ti.

Al igual que otros procedimientos de pérdida de peso, un balón intragástrico requiere un compromiso con un estilo de vida más saludable. Necesitas hacer cambios saludables permanentes en tu dieta y hacer ejercicio regularmente para ayudar a garantizar el éxito a largo plazo del procedimiento.

 

¿Por qué se realiza?

La colocación de un balón intragástrico te ayudará a bajar de peso. Al adelgazar, es posible reducir el riesgo de que se presenten problemas de salud potencialmente graves relacionados con el peso, como los siguientes:
• Enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares
• Presión arterial alta
• Apnea obstructiva del sueño
• Enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) o esteatohepatitis no alcohólica (ENA)
• Diabetes tipo 2
Por lo general, la colocación del balón intragástrico y otros procedimientos o cirugías para bajar de peso se realizan únicamente después de haber intentado bajar de peso con mejores hábitos alimenticios y ejercicio.

¿Quiénes pueden someterse a este procedimiento?

Un balón intragástrico puede ser una opción para ti si:
• Tu índice de masa corporal es mayor a 27 (sobrepeso)
• Estás dispuesto a introducir cambios saludables en tu estilo de vida, a realizarte un seguimiento médico cada cierto tiempo y a participar en sesiones de terapia conductual
• No te has sometido a ninguna cirugía de estómago o esófago

¿Riesgos?

El dolor y las náuseas afectan a los pacientes poco después de la inserción del balón intragástrico. Sin embargo, estos síntomas solo suelen durar unos pocos días (5-7 dias) después de la colocación del dispositivo. Por lo general, se pueden controlar con medicamentos orales en el hogar.

Los efectos secundarios graves que pueden llegar a aparecer tras la colocación y la extracción del balón intragástrico son poco comunes. Es posible que el balón se desinfle. Si esto sucede, también existe el riesgo de que pueda trasladarse por el aparato digestivo. Esto puede causar una obstrucción y tal vez sea necesario realizar otro procedimiento u otra cirugía para retirar el dispositivo.

Otros posibles riesgos son la aparición úlceras o la creación de un orificio (perforación) en la pared estomacal. Para solucionar este problema, puede que haya que realizar una cirugía.

¿Cómo prepararse?

Si te van a colocar un balón intragástrico en el estómago, el equipo de atención médica te dará instrucciones específicas sobre cómo prepararte para el procedimiento. Es posible que necesites hacerte varias pruebas de laboratorio y exámenes antes del procedimiento.

Es posible que debas restringir lo que comes y bebes, así como los medicamentos que tomas, en el tiempo previo al procedimiento. También es posible que te pidan que inicies un programa de actividad física.

¿Qué pasa durante de la colocación del balón?

El procedimiento del balón intragástrico se realiza en la unidad de endoscopia como un procedimiento ambulatorio. Te sedarán para poder comenzar.

Durante el procedimiento, el médico empuja por la garganta hasta el estómago un tubo delgado (sonda) que contiene el balón intragástrico adherido al equipo de endoscopio. El procedimiento dura alrededor de media hora. Si todo sale bien, podrás irte a casa una o dos horas después de que haya terminado el procedimiento.

¿Qué pasa después de la colocación del balón?

Puedes empezar a tomar pequeñas cantidades de líquido unas seis horas después del procedimiento. Por lo general, la dieta líquida absoluta continúa hasta el comienzo de la segunda semana, cuando podrás comenzar a comer alimentos blandos, aunque la alimentación será controlada por el nutricionista.

Los balones intragástricos se dejan donde están hasta por unos 6 – 8 meses o incluso 12 meses, luego, se extraen con un endoscopio. En ese momento, puedes colocarte, o no, un balón nuevo, según el plan que hayas establecido con el médico.

Después del procedimiento, también te reunirás a menudo con los miembros del equipo médico, como con el nutricionista, deportologo y el psicólogo.

Resultados

Un balón intragástrico puede hacer que te llenes más rápido de lo normal cuando comes, lo que a menudo significa que comerás menos. Una de las razones puede ser que el balón intragástrico ralentiza el tiempo que tarda el estómago en vaciarse. Otra razón puede ser que el globo parece cambiar los niveles de hormonas que controlan el apetito.

La cantidad de peso que pierdas también dependerá de cuánto puedas cambiar tus hábitos de estilo de vida, incluida la dieta y el ejercicio.

En base a un resumen de los tratamientos actualmente disponibles, generalmente se pierde entre el 7 % y el 15 % del peso corporal durante los seis meses posteriores a la colocación del balón intragástrico. La pérdida total de sobrepeso oscila entre el 30 % y el 47 %.

RECORDATORIO IMPORTANTE:

Esta información tiene como único fin proporcionar pautas generales y no ofrece una opinión médica definitiva. Es muy importante que consulte con su médico acerca de su enfermedad específica.

×